Si quieres evitar darte el palizón de para limpiar tu casa y saber cómo conseguir tener tu casa limpia, ¡toma nota!

Después de estar todo el día trabajando, lo último que te apetece es llegar a casa y limpiar.

Pero si hacemos pequeñas acciones en el día a día, podremos saber cómo conseguir tener tu casa limpia, si hacer un esfuerzo muy grande.

Sigue estos pasos y no te vuelvas a preocupar por la suciedad en tu casa.

El orden es esencial.

Cuanto más desorden, más probabilidad de que se acumule el polvo en distintos sitios.

Si eres de los que llegan a casa y van dejando un reguero de ropa, ¡tienes que cambiar tu hábito!

Es un pequeño paso que te ayudará a tener la casa más ordenada. De esta forma el polvo se acumulará menos.

Y ten en cuenta que si guardas las ropa y todo lo que tienes por medio en el momento, te ahorrarás tener que colocar todo lo de la semana en un día.

Si lo haces poco a poco, no te quitará tanto tiempo y te costará menos.

¿Dónde pasas más tiempo?

Esto es importante por dos razones:

– Será el sitio que más se ensucie, porque lo utilizas más.

– Probablemente será donde recibas visitas.

El lugar donde pasas más tiempo, seguramente será el salón.

Pon más atención en esta estancia. Intenta mantener el orden en ella.

Tampoco la llenes de elementos decorativos. A la hora de limpiar es un jaleo y tendrás más cosas que limpiar.

La cocina y el baño son otras dos estancias que también requieren de tu atención. Con pequeñas acciones podrás hacer que estén limpias:

No dejes cacharros ni botes de por medio.

Seca bien la mampara de la ducha para que el agua no deje marcas.

Después de cocinar, no dejes que los utensilios se resequen.

etc.

Se constante y conviértelo en algo divertido.

Hay coaches que aseguran que si haces algo durante 21 días seguidos, se convertirá en una rutina que no te costará realizar.

Si realizas pequeñas acciones todos los días, llegará un momento en el que ya no te costará. Será parte de tu día a día.

Además, si lo hacer divertido, puede llegar a ser una parte especial de tu día. Ponte música mientras recoges, sigue una serie o una película mientras planchas, escucha tu programa de radio favorito mientras cocinas, etc.

Si hacer una tarea que no te gusta conjuntamente con una que sí, se hará más llevadero.

Ahora que ya sabes cómo conseguir tener tu casa limpia, no esperes más.

¡Comienza a tener tu casa como deseas!